Suerte

Suerte Pobrecita, como llegó a nuestro refugio. Jamas te olvidaremos ni dejaremos de sentir la impotencia de no poder hacer nada para mejorar tu triste vida. Que cruza el arcoiris y descansas como te mereces.